Mamparas-ofertas.com

Cómo mantener y arreglar tu mampara de ducha

En este post vamos a daros varios consejos para llevar un buen mantenimiento de la mampara de tu ducha, y en caso de que fuera necesario poder arreglarla por tu cuenta. La mampara es un elemento básico en todo baño, evita llenar todo de agua y jabón cuando te estás dando esa ducha reponedora, por tanto que esté en buen estado es fundamental.

Cambiar las gomas de la mampara de la ducha

Primero de todo mencionar que la vida útil de las gomas suele rondar los 2 o 3 años (siempre dependiendo de su exposición al agua, jabón, etc.).

Existen dos tipos de gomas de mampara: las que solo se ubican en la parte inferior y en los laterales, es decir, en la estructura de la mampara, y las que además también se colocan sobre el cristal.

Solo estructura

En el primer caso simplemente debes buscar el perfil por el que se desplaza la goma (puede que tengas que quitar un tornillo para ello) y arrastrar dicha goma para sacarla, como si fuera un raíl. Una vez extraída, limpiar la zona expuesta y desplazar la nueva goma de la misma forma que quitaste la anterior.

Cristal completo

En el segundo caso es aún más sencillo. Debes estirar de la goma para separarla del cristal, una vez separada limpia bien la superficie de cristal y finalmente coloca la nueva haciendo presión con las manos.

Ya ves que esta acción no lleva mucho tiempo y contribuye a un correcto mantenimiento de tu mampara.

Cambiar los rodamientos de la mampara de baño

Aquí nos tenemos que poner más técnicos, puesto que es un proceso más complejo que el anterior. Antes de ponerte manos a la obra, deberás conocer las medidas de los rodamientos para poder comprar sus sustitutos. En AQUA disponemos de rodamientos para mamparas de ducha populares en el mercado. Una vez hechas las comprobaciones pertinentes y adquirido los nuevos rodamientos es hora de pasar a la acción.

Paso 1

Comenzamos, como no, extrayendo los rodamientos. Pero atención, aunque parezca obvio no está de más recordarlo, hay que quitar primero los rodamientos inferiores, por el simple hecho de que si quitamos primero los superiores el cristal caerá por su propio peso. Igualmente al quitar primero los inferiores el cristal quedará colgando, así que procura tener algo de sujección o alguien que te ayude.

Paso 2

Antes de cambiar los rodamientos de la mampara se debe limpiar la zona donde estaban ubicados, especialmente si detectamos que hay cal o moho. Notarás cuando coloques de nuevo el cristal que se desliza más suavemente y de manera más cómoda debido a la limpieza. Puedes también aprovechar para hacer una limpieza completa al cristal si lo deseas.

Paso 3

¡Ya falta poco! Ahora hay que poner el cristal nuevamente en su sitio. Para ello seguimos el mismo orden de acontecimientos que en el primer paso y colocamos los rodamientos superiores primero para que quede colgando (de nuevo, es recomendable disponer de algún tipo de sujeción para evitar posibles accidentes). A continuación encajamos los rodamientos inferiores. Et voilà! Tu labor habrá terminado.

Ahora ya sabes como arreglar la mampara de la ducha si se estropean los rodamientos. ¡Es hora de un merecido descanso, currante!

Cambiar la silicona de la mampara

La silicona es otro de los elementos básicos que forman parte de la mampara. Se usa a modo de aislante para que el agua no se escape por los pequeños recovecos, y es por eso que también hay que cuidarla. Pero por muy pulcros y obsesos de la limpieza que seamos llegará un punto donde se deteriore y deberá ser reemplazada.

Así que, ¡manos a la obra!

Antes de nada apunta, porque para esta tarea si vamos a necesitar la ayuda de varias herramientas:

  • Guantes
  • Algún objeto afilado, recomendablemente un cúter
  • Alcohol
  • Tubo de silicona

Ahora sí, empezamos.

Paso 1

Comenzamos eliminando la silicona vieja. Para ello utilizamos el cúter con sumo cuidado, ya que queremos quitar la silicona, no rayar toda la ducha, y por supuesto ten cuidado de no cortarte (por eso recomendamos usar guantes).

Paso 2

Aunque hayamos conseguido quitar con éxito toda la silicona siempre va a quedar algún que otro resto. Para ello podemos aplicar alcohol o algún tipo de desengrasante.

Paso 3

Asegúrate de que la superficie está limpia y seca antes de aplicar la silicona. Esto es muy importante ya que si la silicona entra en contacto con agua antes de secarse pueden abrírsele poros y perderían su función aislante.

Paso 4

Aplicamos la silicona sin pasarnos con la cantidad. Las partes sobrantes se pueden quitar con los dedos, pero mójalos con agua y jabón antes para que no se queden pegajosos. Antes de hacer la prueba para ver si la operación ha sido un éxito debemos dejar reposar la silicona durante 24 horas.

Esperamos que este post os haya ayudado a solucionar dudas y problemas que pudierais tener. Si habéis logrado completar todas estas labores de mantenimiento, ¡es que sois unos manitas!

Sin embargo, si no os atrevéis a probar a hacerlo vosotros mismos, en AQUA disponemos de un servicio de montaje de mamparas a domicilio a mano de nuestros mejores profesionales. Si tenéis cualquier problema estaremos encantados de ayudaros.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.  OK Más información